Tus clientes, los profesores

En “Productividad para Mentes Inquietas” –ya te habrás dado cuenta– intento adaptar las técnicas de las empresas al estudio. Una empresa existe para muchos fines; unos de los más importantes es el de dar servicio a sus clientes.

¿Y cuáles son los clientes de los estudiantes?

Los profesores.

* ¿Quién te va a poner la nota?

* ¿Quién va a mandar una parte con tus últimas ocurrencias a tus padres?

* ¿Quién va a decidir si pasas de curso?

Exacto, los amigos de la pizarra.

Por eso

## ¿A quiénes tienes que hacer feliz?

Pongamos un caso. Supón que yo te digo que no debes llenar tus apuntes de colores pero tu profesor quiere que conviertas cada resumen en un arco iris. No sé tú, pero yo me iría comprando un estuche de pinturas de los más grandes. (Y si hace falta hasta purpurina –pero tendría que hacer mucha, mucha falta).

Quiero que tengas esto claro, porque ningún libro de técnicas de estudio puede anticipar todas las circunstancias de todas las asignaturas. Ni todos los profesores de entre los miles que existen. No sé, pero podría ser que hasta que yo me equivocara y tu profesor tuviera razón. Y aunque no fuera así, ¿quieres tener razón o quieres tener buena nota?

de Miguel de Luis Espinosa