Respetar es algo más que no portarse mal

Habrá quien piense que respetar a los demás en clase significa no armar líos. Habrá también muchos que crean que el respeto es una actitud elemental, un mínimo y ya está.

¿Tu trabajo respeta al profesor?

Pero, en realidad, portarse bien en clase, en el recreo, etc, es sólo la primera fase del respeto. Respetar a los demás es también esforzarse en hacer un trabajo del que puedas sentirte orgulloso. Significa, por supuesto, cumplir lo que se ha prometido. Incluye colaborar con el grupo y, más aún, ser capaz de hacer todas las cosas pensando en los demás.

Nada de esto es fácil, ni se consigue en dos días. Y su importancia es decisiva; de hecho hay todo un sistema de organización de grandes empresas, que simplificando mucho llamamos lean, que tiene uno de sus pilares en el respeto a las personas, a todas las personas.

Si el respeto ha llevado al éxito a grandes empresas, ¿por qué no a tí?