La primavera y la guerra

22 de febrero

El Diario de Guille es una obra de ficción. Tras varias pandemias, guerras y violencia, la humanidad está casi muerta. Guille, refugiado en una pequeña isla escocesa te cuenta sus miedos y esperanzas.

Querida persona desconocida, hoy tampoco me han querido contar nada de su secreto de ayer, pero por lo menos están más tranquilas. El tiempo está mejorando porque los días se van acercando a la primavera y supongo que eso nos hace sentir mejor. Lo malo, por supuesto, es que eso también nos acerca más a la guerra que vendrá.

Es raro, ahora que lo pienso, no recuerdo que hubiera una guerra que dijeran, pues empezamos en octubre, como si fuera ponerse a construir una casa o algo. Deben ser estos tiempos raros en los que se hacen cosas extrañas. Es que, digo, está todo tan tranquilo, hasta la lluvia que cae muy suave, sin viento. No tenemos tristeza, ni tampoco alegría, ni ganas de bailar. Estamos todos callados pero serenos, como si fuéramos el lago grande de la isla, como el interior de la iglesia abandonada, como si fuéramos un sitio así que no es peligroso sino bien ordenado. Como la calma antes de la tormenta. (Ya me vuelvo a poner trágico).

Lo peor sería que los orcos se enterasen y atacaran primero, antes de que estuviéramos preparados. Y si lo piensas justo en estos últimos días del invierno sería el momento más apropiado. Pasadas las tormentas es mucho más fácil atacar y todo eso. Debo decírselo a mamá.

(Mañana, si el tiempo sigue igual de bueno, voy a tener una aventura. Pero no te digo cuál es todavía. Emoción.)


Enlaces

  1. Introducción al Diario de Guille
  2. Todas las entradas

Miguel de Luis Espinosa