No voy a hablar del coronavirus

Si alguien viene a mi blog esperando que dé algún consejo en relación al coronavirus, pues se ha equivocado. Desde el primer momento decidí que no hablaría de ello sencillamente porque todo el mundo lo está haciendo en todo momento. Casi parece que es lo único que existe.

Cuando pasa algo así es lógico que todo el mundo esté hablando de eso. En una guerra, por lo menos las primeras semanas no se hablaría de otra cosa. Caso distinto sería si las semanas se convirtieran en meses. Recuerdo una experiencia en Irlanda del Norte, en lo tiempos que en los que los ejércitos de zombis aún hacían lo suyo. Un terrorista manipulando una bomba encontró la muerte. Algo así fue toda la noticia dada en ese día, para luego dar paso a un especial sobre el varamiento de una ballena en la playa.

Pero ahora estamos donde estamos ahora. Por eso no he hablado del asunto. Otros ya lo han hecho, desde cualquier ángulo imaginable. Y lo continuarán haciendo. Y muchos, muy bien.

Sea éste un sitio donde respirar.

Miguel de Luis Espinosa