No debe recompensarse el esfuerzo

Te has esforzado, has trabajado y, sin embargo, no has llegado al objetivo. Quizás creas que se trata de una injusticia y que tu esfuerzo, por sí mismo, merece una recompensa. Falso, el mundo no funciona así y entre antes lo comprendas, antes podrás ponerte remedio.

En la escuela al profesor se le pide que sea un dios, que con una varita mágica consiga la justicia universal a través de las notas. Si quisiera, a tu esfuerzo podría ponerle un diez. Pero no cuentes con ello, un profesor solo puede conocer tus esfuerzos por tus resultados. No es Dios, se siente.

Pero, ¿y fuera de la escuela? ¿Quiero un médico que se esfuerce o que me cure? ¿Me basta con que un carpintero trabaje mucho si lo único que fabrica es serrín? ¿Quiero para algo que un mensajero se quede sin dormir si no me entrega el mensaje? Sea justo o injusto, solo se pueden juzgar los resultados.

El esfuerzo es la clave del futuro

Del futuro y del presente. En un bote de remos, el esfuerzo es la energía que pones en los remos. Pero con eso no basta para ganar una competición o si quiera ir a ninguna parte. Importante también es la técnica de remo y mucho más la dirección a la que te diriges.

Seamos sinceros

Casi siempre todo fracaso va acompañado de un problema en el esfuerzo. Es fácil recordar los días en que uno se mató a trabajar, pero se olvidan aquellos en que no se rindió ni la mitad de lo que debió haberse rendido. Esas cosas pasan, no conviene culpalizarse más de la cuenta, ni convertirlo en una tragedia, pero sí asumir la responsabilidad.

¿Qué es asumir la responsabilidad?

En primer lugar dejarse de excusas. En segundo de averiguar qué cosas han fallado. Si uno no es organizado, se organiza. Si no se sabe, se aprende. Que sí, que es una habilidad que se puede aprender, doy fe personal de ello. Si es un problema de método pues se pone remedio.

Obtener un fracaso no es el fin del mundo. Esfuérzate, pero esfuérzate primero en resolver el origen del problema. Tú no eres el fracaso, el fracaso no es quien eres sino algo que has hecho o has hecho mal.

Miguel de Luis Espinosa