Log y Loh, mis primeros scripts

No son gran cosa, pero van muy bien y me sirven para llevar un diario de lo que hago de forma muy rápida, desde el terminal de mi Mac. Lo que hago es ir a Aplicaciones > Utilidades > Terminal y abrir la sesión. Después escribo algo como:

~.log "programé SV _primeros scripts_ para el 6 de febrero"

Y lo que pasa es que mi script .log añade la siguiente línea a un archivo de texto:

01/01/14 mié programé SV _primeros scripts_ para el 6 de febrero

Lo que sé que solo es ligeramente más rápido que abrir el fichero de texto y editarlo yo mismo. Pero además de eso, tengo la ventaja de que me añade automáticamente la fecha y en el formato que yo quiero.

El código de .log, por si te atreves a experimentar con el, solo tiene 2 líneas.

#i!/bin/bash
echo -e `date '+ %d/%m/%y %a'` "t" $1 >> .log.txt

La primera línea le dice a mi amigo BASH1, «eh, chavalín, que esto es un script, o sea un pequeño programa, ¿vale?». La segunda toma la fecha de hoy con el formato día/mes/año nombre-del-día un tabulador y el contenido de $1 que en este caso era «programé SV _primeros scripts_ para el 6 de febrero», y las añade en el archivo .log.txt

loh

loh es muy parecido a log, solo que te permite especificar el archivo donde quieres que se añada la línea. Por ejemplo mi diario de ejercicio se llama mn_log.txt2. El código es casi igual, y el uso casi el mismo.

#i!/bin/bash
echo -e `date '+ %d/%m/%y %a'` "t" $1 >> $2

Como ves la única diferencia es el $2 final, que indica al BASH que debe añadir el resultado al archivo que el usuario especifique. Si no especificas nada, da error.

~.loh "corrí como una cabra, salté como un mono y me divertí más que un niño" mn_log.txt

No te lo doy todo mascado, tendrás que buscar información en la web sobre como chmod hacer que sean ejecutables y el directorio /usr/bin/ donde guardarlos, porque así te guardo algo de la diversión, y aprenderás un para de secretos de tu ordenador en Mac OS o Linux.

Notas

  1. Aquí tienes una introducción [English]
  2. mn significa «método natural», que es el que sigo.

de Miguel de Luis Espinosa