Lento, lento, rápido, rápido

Dos maneras de ser lento

Lento 1
Hoy no, mañana. Ya, ya sé que llego tarde, sí, otra vez, pero es que… Bueno, ¡no me des prisa! Que ya lo haré. Total… Eso no importa. Ag. Ya me peino. Déjame con mis cosas. No te necesito, no necesito a nadie, pásame el pan. Vale, vale, me conecto un momentiii…iii…tooo…ooo…ooo…ooo a Internet y te llamo.
Lento 2
Hoy trabajo para que mañana esté bien. Hemos llegado a tiempo, ¿un té? No corras. Lo hago una vez y bien. Esto me importa mucho. Sé que a ti también. Lo hacemos para que dure. ¿Necesitas ayuda? Déjame un mensaje y en cuanto pueda te respondo

Dos maneras de ser rápido

Rápido 1
Ayer. Es para ayer. No llego a tiempo. ¡Tiempo, tiempo! Quiero hacer más cosas. Recuérdamelo. Todo es importante. Y lo quiero todo, ¡ya!. Mi nuevo récord… lo tengo que repetir, pero he batido mi récord, ¿genial, verdad? Bueno, ya con eso vale, a otra cosa. No puedo ayudarte, no tengo tiempo.
Hoy. ¡Que día más divertido! Aquí estoy. Venga, venga, vamos a hacer cosas fantásticas. ¡Ánimo! La vida es genial y la vida es hoy. El camino es excitante. Mi aventura siempre es ahora.

Reflexiones

¿Cómo eres?

Miguel de Luis Espinosa