Este blog en marzo 2020

Solo dos cositas en realidad: humildad y autenticidad. Eso se traduce en: (1) mejoras en el formulario de búsqueda y (2) en la clasificación, (3) nuevos artículos de minimalismo y (4) cambios en la frecuencia de publicación de mi novela.

Humildad

Se me está haciendo un poco duro llevar este blog. No tanto en sí, sino porque se une a toda una serie de pequeñas cosas, como la pequeña novela que sigo actualizando en este blog. Es por ello que voy a realizar algunos ajustes. Me habré dejado influir por el sesgo optimista[1].

Pero contra expectativas va bien una buena dosis de humildad y de poner las cosas en su justa medida.

Autenticidad

Creo que he encontrado uno de los pilares de este blog de aquí y para el futuro: la autenticidad. Que bien mirado no deja de ser un componente de la humildad. Si juzgamos sabiamente, que diría el poeta[3], debemos concluir que la humildad no es otra cosa que decir y hacer la verdad. Por todos lados, sin embargo, lo que vemos es una obsesión por el imposible de que todos seamos mejores que los demás. Eso, por supuesto, es imposible.

Sin embargo dejo esta materia para desarrollarla más propiamente en otra entrada.

Cambios en el diseño

En el diseño, ¿cómo se reflejan estos principios?

Antes que nada en el diseño que se consolida más y más minimalista. Tanto que me parece que he llegado al punto que si quito algo más se rompe. Además hay algún cambio cosmética, mi nombre no encabeza ya el blog, sino aparece bajo el contenido principal, como firma, en su sitio. Mi propio nombre como título era un absurdo.

En la página de archivos he modificado el apartado de búsqueda tanto interna como externamente. Ahora, sin ser perfecto, funciona mucho mejor. Para ello uso el servicio de Duckduckgo, una alternativa que dicen que es menos intrusiva que google. Lo que sí estoy seguro es que tiene mejor aspecto.

En cuanto a las categorías antes tenía siete. Esto lo hacía por ser «minimalista». El razonamiento era que debía encajar como fuera mis textos en un número limitado de categorías. Pero esto ha sido una estupidez. Las categorías deben clasificar la realidad que existe y no tratar de encajar la realidad en las categorías, sin multiplicarlas al infinito ni limitarlas caprichosamente en aras de no se qué regla minimalista que solo existe en mi imaginación.

Por último, si te has dado cuenta he añadido una sección de resumen al principio de esta entrada. Pienso incluirla en todos los artículos (salvo poesía y ficción) que tengan más de 500 palabras, —menos es bobería—, para que puedas decidir rápidamente si el tema te interesa.

Además, como experimento, voy a llevar los enlaces al final de cada entrada. Esta es la técnica que usa mi lector de RSS favorito, Newsbeuter, y dado que me gusta voy a probar que pasa poniéndola aquí también. (Por cierto, ya tienes tu lector de RSS, ¿verdad?)

Cambios en el contenido

En primer lugar voy a dejar de publicar El Diario de Guille[2] solo los sábados, sino que podrá salir cualquier día. Esto, que a primera vista es más trabajo resulta que es menos porque me permite usarlos para llenar la entrada nuestra de cada día.

Por mucho que quiera, o que no quiera, por buen o mal ejemplo que yo mismo sea, por hipócrita que me sienta, lo cierto es que el minimalismo puede conmigo. Vamos, mira el aspecto de este blog y créeme dejarlo así no ha sido fácil. Por ello voy a proponerme volver a hablar de minimalismo, quizás más que antes.

Por último he ido revisando algunos artículos antiguos, lo que pienso seguir haciendo, incluso aunque no los lea nadie. La regla es y siempre será: si está mal debe estar bien.

Enlaces

  1. Tali Sharot: The optimism bias, subtitulado
  2. El diario de Guille
  3. Jorge Manrique, Coplas

Miguel de Luis Espinosa