El sobre transparente

He aquí un pequeño consejo, un tip, que dirían mis amigos mejicanos, que me ha servido de mucho: el sobre transparente

Ya sabéis que David Allen recomienda tener siempre una bandeja de entrada: un lugar fijo donde poner los documentos que no puedes examinar inmediatamente. En casa o en la oficina esto no tiene mayor problema, ¿pero qué hacer cuando uno está en movimiento?

En mi caso el problema y la solución la tuve mucho antes de conocer nada de GTD. Cuando trabaja en la procura recibía mucha documentación de los juzgados. Estoy hablando de demandas, denuncias, sentencias, autos y otras cosillas así sin importancia.

Vamos que no me hubiera gustado perderlos

Una solución que le copié a los veteranos fue tener en el maletín de uno o varios sobres transparentes de plásticos. Son baratos, no pesan nada, protegen el papel de un café inoportuno y permiten organizar la documentación mientras vas del despacho al juzgado o a embargar a quien toque. Además el que sea transparente permite inmediatamente ver si quedaba algo por notificar en el sobre de «A Notificar» por ejemplo.

El tip

Si estás estudiando ten un sobre transparente de tamaño algo mayor al DINA4 o el similar que usen en tu país. Llévalo siempre contigo, úsalo para transportar las fotocopias o formularios que te den y para transportar tus deberes y trabajos que no entregues en un cuaderno. Así te aseguras que no se arrugará, ni se estropeará por el camino

Si estás trabajando y pasas mucho tiempo fuero considera tener al menos dos en tu cartera: Uno de entrada y otro de salida. En lo de entrada pones la documentación que recibes, en la de salida la que debes entregar, ya sea a un proveedor o a un cliente. Las razones son las mismas que para el estudiante, sólo que las consecuencias son algo mejores que evitar un suspenso.

de Miguel de Luis Espinosa