El motor

Ninguna estrategia de productividad servirá para nada si la fábrica de pensar estar rota. Si te falta la salud o estás cansado no funcionarás bien. De poco servirá saber que tienes que anotar todo lo que tienes que hacer si tu mente no se concentra.

El cansancio y la fatiga ataca también nuestra disciplina y entramos en un círculo vicioso, del que solo es posible salir recuperando la energía y la salud. Por eso protege tu máquina de pensar, consigue tus ocho horas de sueño, come bien y muévete, guárdate. Todo lo demás, grande y pequeño, dependen de ello.

Miguel de Luis Espinosa