El cuaderno kaizen personal

Este es uno de los posts que se me habían perdido cuando cayó el blog y que creí perdido para siempre. No obstante, mientras preparaba material para Wisowl, mi blog en inglés, encontré precisamente este post; había archivado el fichero de resguardo en la carpeta que no era. El descubrimiento es afortunado porque me permitirá mañana reflexionar sobre esta herramienta de kaizen personal y podréis ver su evolución.

¿De qué se trata?

El Kaizen es una actitud de mejora constante que se manifiesta en determinadas estrategias. Una de ellas es estar alerta ante los fallos para promover mejoras sostenibles en el tiempo. No se trata de conseguir la gran teoría extraordinaria que nos sacará de la crisis. Para eso deben estar los economistas. Se trata de ir mejorando poco a poco.

Esto exige señalar defectos y progresos. Tomar constancia de lo que va mal y de lo que va bien, para luego proponer mejoras. Estas propuestas de mejora, como es lógico, también deben anotarse. De lo contrario se perdería.

En una empresa u organización es conveniente tener formularios y documentos tipo, bien organizados y accesibles para facilitar la comunicación. Para una persona sola se me antoja un sistema excesivamente complejo. Por tanto, al menos de momento lo voy a reducir a un simple cuaderno.

Se trata de uno de esos de tapa dura y formato pequeño. Así resulta sencillo llevarlo a todas partes y escribir sin apoyos. La facilidad de uso es esencial si no quiero perder ninguna idea. Alternativamente podrías llevarlo en la agenda o dietario, o quizás en un PDA. Como he dicho, esto es un experimento e iré probando a ver que tal va.

Contenidos.

De momento va a tener un formato diario. Empezaré anotando la fecha del día e iré anotando los progresos. Por ejemplo tiempo e intensidad que dedico al ejercicio físico, número de palabras escritas en mis blogs, hora que voy a acostarme, etc. A cada item dedicaré al menos una línea. Es decir, nunca habrá más de un item por línea.

Sin más orden que el tiempo en el que surjan iré anotando también los defectos que note en mi forma de trabajar y las propuestas de mejora sobre cualquier cosas. Para distinguirlas a los primeros los iniciaré con la abreviatura DEF y a las segundas MEJ, o algún símbolo parecido. De momento eso me parece bien.

Con cada revisión semanal -sigo el método GTD- iré revisando una por una para no dejar ningún cabo suelto. Y ya está, esto es todo. Si alguien se anima a hacer este experimento conmingo, por favor que deje un comentario.

Pues eso es todo, deseadme suerte y hasta el próximo martes mañana. ¡Kaizen!

Miguel de Luis Espinosa