Diario de Guille 3.6

9 de febrero

Querida persona desconocida, hace mucho frío, el tiempo se ha puesto peor, mucho peor. Te cuento: Desde que te levantas hasta que te acuestas, (estoy escribiendo esto en la cama), el viento sopla muy fuerte del sur. A veces para un poco y dices se va a acabar pero entonces sopla más fuerte del norte diez minutos. Luego se para otra vez y vuelve el viento del sur. ¡Es de locos! Y todo el tiempo, salvo cuando sopla del norte, está cayendo agua mezclada con nieve. Vivimos en una nevera.

10 de febrero

Querida persona desconocida, pues si te digo la verdad la vida sigue igual que ayer o peor. Solo sé que tengo más frío. Hay granizo también pero a pesar de todo hemos tenido que ir a trabajar en el campo, a reparar la cerca para que el viento no se lleve la cosecha. Y a sacar las algas del camino de la costa, eso lo primero. He visto llorar a Heather del frío y a mamá consolándola mientras Laika se quedaba conmigo para darme valor. Tengo que mantener una sonrisa dentro de mi cabeza. Al final se solución cuando traduje la canción de la sonrisa congelada al inglés, para que Heather la entendiera.

Miedo no tenemos,

ni nos vamos a quejar

tenemos la sonrisa congelada

nieva sobre el hielo

y hace mucho frío

pero somos soldados del Japón

We aren’t afraid,

nor we’ll make a fuss

a smile frozen on our faces

it’s so very cold

and oorlich is the sun

but so merry and merrier we’re

Bueno, vale no es una traducción, es que cambio las palabras cada vez, aunque la música sea la misma. Por cierto oorlich es cuando estás tan empapado y frío de la lluvia y el viento que pareces enfermo y probablemente lo estés. Es una palabra escocesa.

11 de febrero

Querida persona desconocida, estamos todos enfermos, mamá y Laika la peor. Yo no estoy oficialmente enfermo porque tengo que hacer las cosas pero me gustaría estarlo. No creo que sea muy grave. Frío, mocos, toser, fiebre, lo típico. Seguro que nos pondremos bien. Estoy muy cansado. No hemos salido de casa. Mamá no ha salido de la cama, eso me preocupa. Heather tampoco, pero me preocupa menos porque es una mimosa.

12 de febrero

Querida persona desconocida, no ha habido muchos cambios con respecto a ayer. El viento, la lluvia siguen igual. No quiero escribir hoy, lo siento.

13 de febrero

Querida persona desconocida, se ha puesto bueno el sol, pero nosotros seguimos igual. Tampoco Laika tiene ganas de trabajar, pero se arrastra para seguirme por la casa y la tengo que obligar a ponerse bajo la manta en su cuna de perro. A mamá también le he tenido que obligar haciéndome el enfadado y todo eso. Aunque solo me funcionó porque está enferma de verdad. Debe ser una gripe. No sé por qué yo resisto. Es injusto, ella es más fuerte. Heather duerme casi todo el rato. Eso es bueno.

Han venido a buscarnos del pueblo y les he contado lo que pasa. Van a turnarse a ayudarnos, empezando por el señor Munro, mañana otra persona, etcétera… Bueno, me estoy durmiendo de cansancio

14 de febrero

Querida persona desconocida, todo sigue igual que ayer, salvo que tengo que hacer muchas menos cosas. De hecho me han obligado, ¡en mi propia casa!, a quedarme en la cama casi todo el rato. Es bueno que te ayuden pero me siento un poco invadido, ¡créeme! Lo último es que me querían dar de comer como un bebé. Tampoco es para tanto.

Perdona, hay un cambio, ha vuelto la tormenta. ¡Protesto, cielo, protesto! ¡Manda buen tiempo ya!

15 de febrero

Querida persona desconocida, dicen que soy un enfermo horrible, pero es que no estoy enfermo de verdad. Solo cansado. Y quiero ayudar a mi madre. Y no me dejan. Y a Heather, Y no me dejan. ¿Qué tengo que hacer? Sonreír. Además solo he refunfuñado, lo que le dije a la mujer malvada no fue ningún insulto raro en español, solo refunfuñaba. Y además se rió de mí, como cuando te ríes de un niño chico. Y no lo soy. Además no me caí al salir de la cama. Solo resbalé. ¿Por qué no lo entienden?

Miguel de Luis Espinosa