Diario de Guille, 060101

Querida persona desconocida, mamá está muy poco entusiasmada con mi idea genial de volver a tener una radio y comunicarnos con todo. Dijo que tenemos que dejarlo para luego, ahora tenemos que concentrarnos en la guerra que se nos avecina.

Y eso me preocupa de verdad porque podríamos morir todos o resolverlo todo. Pero la radio podría usarse para la guerra, para vencer a los orcos distribuyendo información a todos nuestros aliados. No creo que la radio sea un lujo solo para la paz. Pero, en fin, hay tanto que reconstruir.

Lo irónico es que vamos a empezar por destruir más cosas. Sí, claro, es la guerra que los orcos ya nos van a hacer a nosotros hagamos lo que hagamos. Pero una guerra siempre incluye destruir cosas y es un poco irónico.

En verdad que nos engañamos, es así. Nos decimos «esta guerra lo resolverá todo». Pero no la hemos elegido, son los orcos quienes la vienen haciendo desde que salieron por primera vez. Lo único es que ahora podemos acabarla. Espero que no sea matándolos a todos.

La lira de Heather

Heather quiso fabricarse una pequeña lira. Pero le salió mal, o mejor dicho, no la ha empezado. Me explico fatal. Bueno, pues después de pescar (en realidad cuando estábamos pescando pero esto no debe saberlo mamá, así que le contamos la mentira de que lo hicimos después para que no se enfade), pues después de pescar, —guiño, guiño—, fuimos a una de las casas en ruinas y encontramos una guitarra rota. Y Heather la cogió y se puso a tocarla y a cantar.

Y quiere ser música. Pero la guitarra está rota, así que le dije que lo dejara etcétera. Pero ella se pone que se aburre (mentira, si siempre está sonriendo), que quiere hacer cosas divertidas (verdad) y que quiere hacer cosas de felicidad para ser feliz («happy stuff to be merry»). Y dijo que la repararía.

Pero se lo dijimos al señor Munro y nos dijo que la guitarra no se podía reparar, que la madera estaba muy mojada y pudriéndose y todo eso. Pero sí que se podía hacer una lira, como la de los tiempos antiguos de los griegos, con madera nueva y las cuerdas de la guitarra. Así que nos dio alguna y un dibujo de la lira y herramientas.

Y desde entonces Heather está luchando por fabricarse uno, con mucho miedo y frustración. (Y, no, no esta nada guapa cuando se enfada, créeme, así que la voy a dejar tranquila hasta que a) lo termine o b) me pida ayuda.

Rezo por que sea la a), créeme.

<< Anterior

>> El Diario de Guille empieza aquí <<

Siguiente >>

Miguel de Luis Espinosa