Decidir es cortar

CC Mathew (Purplefish)

Etimológicamente decidir viene de cortar. Esto tiene importancia porque nos permite ilustrar el hecho de que toda decisión supone cortar algo de nuestras vidas. Esto es así seamos o no conscientes de ello. Toda decisión tiene un coste aunque sea el coste de perder otra oportunidad. El coste de trabajar en tu mejor proyecto significa dejar de hacer otras cosas, malas o buenas, pero en todo caso peores que tu mejor proyecto. El coste de trabajar en alguna cosa inferior supone abandonar, en todo o en parte, alguna cosa superior.

Aquí hay dos peligros: el primero el que viene de cuando no somos conscientes de los costes de nuestra decisión o nos equivocamos. Por eso hay que dedicar cierto tiempo a meditar y, sobre todo al principio, a tener cierta actitud de explorar. Por ejemplo, si no sabes si el Nanowrimo es para ti, inténtalo tres días. Si va mal lo dejas, no porque hayas fracasado sino porque tenías cosas más importantes que hacer.

El peligro más grave, sin embargo, es la arrogancia de creer que podemos hacerlo todo. El resultado inevitable es que avanzamos un paso al norte, un paso al sur, un paso al este y un paso al oeste, volviendo a dónde estábamos en el principio, solo que más cansados.

Caveat.

Miguel de Luis Espinosa