5 consejos para leer bien y barato

Me declaro un adicto a los libros sin posibilidad de redención. Ya sea encuadernados en papel o electrones, si está escrito hago lo posible por leerlo. Sin embargo, no creas que mi casa está repleta de libros; me gustan la literatura, no el desorden. Por otro lado, sí, puedes creer me gasto una buena cantidad de dinero en libros.

Por eso dejáme compartir tanto las estrategias que sigo, como las que debería seguir, para que leer sea una experiencia agradable, sabia, barata y ordenada.

1.- Ten una lista de lectura.

This is one of the best tips I can give you. It would help you not to procrastinate some books.

2.-Ten una lista de libros “a conseguir”.

Nota que he dicho conseguir, no necesariamente comprar. Hay alternativas, y legales.

3.- Usa tu móvil o PDA como lector de libros electrónicos

No voy a decirte que te compres un PDA o un móvil específico sólo para leer. Si tanto te gustan los libros electrónicos mejor adquieres un equipo especializado. Pero si ya tienes uno, descargárse un programa como Mobipocket (no afiliado) es una excelente idea. En mi móvil llevo dos Biblias, un devocional, cuatro novelas, un libro de productividad y varias revistas de ciencia ficción. Puedo leerlas en cualquier parte, por oscuro que esté, y a cualquier hora. Muchos de estos libros salen muy baratos. Personalmente yo voy a fictionwise, que tiene una excelente selcción de libros, en inglés (se siente).

4.- Descarga gratuita (legal) de libros electrónicos ebooks.

La vida está llena de clásicos. Dickens, Shakespeare, Victor Hugo, Cervantes, son de Dominio Público como muchos de vosotros sabréis. (Ojo, las traducciones puede que no). También hay disponibles libros infantiles.

5.- La biblioteca puede ser tu librería.

Lei este consejo en ”Our New Bookstore is our library” de Getting Rich Slowly sobre este tema. Básicamente la idea es que en muchas ocasiones puede ser más rentable tomar prestado un libro de la biblioteca que comprarlo. Pocas librerías tienen el “fondo de armario” de una biblioteca decente, aunque quizás, tengan ventaja en cuanto a novedades.

En estos momentos de crisis las salas infantiles de las bibliotecas, añado yo, pueden ser una alternativa de ocio, cultura y estudio, que cuesta lo mismo que nada.

6.- Comparte tus libros.

Si lo has leído y sabes que no es probable que lo vuelvas a leer, ya no es sino un trasto que no te sirve para nada. Véndelo o regálalo. Si está bien lo puedes donar a una biblioteca o, quizás a un centro juvenil. Los libros están para ser leídos, no para hacer bonito en un estante.

Miguel de Luis Espinosa