Cambiará el periodismo

No sé en tu país. En España más y más periódicos online, sobre todo los grandes, están «obligando» a sus usuarios a pagar. No vengo a protestar. No sé si acabaré suscrito a alguno, aunque la verdad es que me cuesta mucho encadenarme a ninguna clase de pago mensual. Pero lo que es seguro es que no me apuntaré a todos. Ya no podré ir saltando de periódico en periódico para comprobar los distintos ángulos de cada noticia que me interese. Tampoco lo hará la inmensa mayoría de los lectores.

Esto, en este tiempo en que tu periódico se especializa en escribir lo que quieres leer, se hace especialmente peligroso. Podemos tener la verdad a nichos, como en los cementerios, separados en cubículos donde a cada cual le miente de la forma más agradable.

Y aunque creas, incluso si tal cosa fuera posible, que a ti no te influirán, lo cierto es que influirán a todo el resto del mundo y sufrirás sus consecuencias.

La única esperanza es que, al menos, a alguien le paguemos por decir también lo que no nos gusta.

de Miguel de Luis Espinosa