Adiós a las listas de correo

Una breve nota para comentaros lo que me ha pasado al haber ido dando de baja de (casi) todas las listas de correo. Lo he ido (y sigo) haciendo poco a poco, según me llegaba un email y eso me ha permitido darme cuenta del sin número de listas a las que me había suscrito. Las listas de correo son sin duda una herramienta poderosa de la mercadotecnia actual; una bonita nasa diseñada para atraparnos. Es verdad que a la inmensa mayoría no les hacía ni caso, me limitaba a borrarlas sistemáticamente. Pero es que incluso esa conducta me estaba restando gran parte de mi tiempo.

Lo tercero que descubrí es que muy pocas relaciones personales se hacen ya por email. Nadie de mi familia lo usa para comunicarse conmigo. Es una herramienta principalmente de trabajo.

Por eso el librarme de la publicidad en forma de suscripción de lista de correo me permite librarme también de un hormiguero de pequeñas interrupciones. Mucho mejor es usar el RSS donde esté disponible. Os lo recomiendo. Haced lo mismo.

Miguel de Luis Espinosa