30 de noviembre, diario de Guille

Querida persona desconocida, hoy mi tristeza se ha suavizado. Es como esa lluvia pequeña que no se despega de las nubes, que flota en el aire descendiendo muy lentamente llenando el mundo hasta que besa el suelo sin llegar nunca a tocarlo.

¿Qué ha pasado hoy? Podría escribir ahora que no me acuerdo y no sería muy falso. Sé que hicimos lo típico: desayunar, vestirnos, ir a trabajar a la playa, los niños, a recoger las nasas, comer, volver a casa y todo eso. Todo bajo esa lluvia que no es lluvia que va a juego con mi suave tristeza. Pero en realidad no me acuerdo muy bien de lo que ha pasado, voy como dormido, como un niño pequeño perdido al que se le han acabado las ganas de llorar.

tras la tormenta
duermen las frías nubes
tras la neblina

de Miguel de Luis Espinosa