Miguel de Luis
Página personal

La maravillosa ventaja del piragüismo

Por si alguien lo ignora practico piragüismo, que no sé si será lo mismo que ser piragüista, pero yo no podría ser más feliz. Podría listar las incontables razones para que, dejes cualquier cosa tonta que estés haciendo y te dirijas rápidamente a una piragüa, pero dejáme comentarte solo una.

¿En qué otro deporte alguien como yo podría recibir, aunque fuera de cuando en cuando, una sesión de entrenamiento de la tercera clasificada en el campeonato del mundo?

Sí, me ha pasado :-)

Seguramente no en ese deporte minoritario. Y sí, vale, te garantizo que está muy por encima de mi nivel y quizás no la pueda aprovechar en todo lo que vale. Pero en un poquito sí, y ¿qué si basta?... Basta, y hasta es lo mejor del mundo y un poco más.

Para más contenido puedes ir al índice o hacer scroll.
¿Comentarios, opiniones, algo que decirme?
comentarios@migueldeluis.es

El club de los artistas lacónicos

Hubo una vez, en un pueblo inventando lleno de artistas estrafalarios, un club de jubilados que se reunían en torno a un mesa de esas de mantel de cuadritos, vino del barato y papas fritas. Hasta ahí nada que no se salga de la normalidad.

Lo inusual del caso es que sus reuniones eran de lo más lacónicas. Consistían, pues, en lo siguiente: uno enseñaba una pequeña obra, ya fuera de arte o de marte es más discutible, y los demás la miraban un par de segundos, medio aburridos de su larga vida, pensando ya en la siguiente. En ocasiones alguien respondía con un: me gusta, o alguna crítica de parecidad profundidad. Los más inteligentes sacaban a continuación su propia obra, que solo con la persuasión de un mazo podría dialogar con la anterior.

¿Estás, tu también, quizás en este club?

Para más contenido puedes ir al índice o hacer scroll.
¿Comentarios, opiniones, algo que decirme?
comentarios@migueldeluis.es

Coleccionando ocurrencias

En las páginas de Gemini y en los agujeros de Gopher, he visto que se suele incluir una entrada o similar de pequeños pensamientos en un solo documento. Ahí se pone de todo lo que se encuentra y se viene por la cabeza. Algo como... venga lo diré, una fuente de twitter solitaria.

Este tipo de cosas tienen de media mayor utilidad para el autor que para el lector. Sin embargo, ocurre a veces que entre tantas ocurrencias mal concebidas y encuentros de cosas que parecen tesoros el primer día te acabas topando con verdaderos tesoros.

Es por eso que también aquí voy a llevar una sección de pequeñas entradas, que llamaré, no sé... el mini-blog y que pondré justo al final de esta misma página. No esperéis grandes cosas, mi esperanza es que alguna acabe sirviendo para algo.

Enlace

Para más contenido puedes ir al índice o hacer scroll.
¿Comentarios, opiniones, algo que decirme?
comentarios@migueldeluis.es

La web sencilla es difícil

El problema

No tendría por qué serlo, pero resulta que es difícil tener una web sencilla. Esto es así porque la mayoría de los sistemas de creación de contenidos están diseñados por quienes no siguen los principios de una Internet sencilla. El usuario solo le da a un botón y la aplicación crea una web compleja, obesa y pesada, aunque esa complejidad es invisible al usuario.

En contraste, crear una web sencilla requiere de unos mínimos conocimientos técnicos y cierta familiaridad con, vamos a decir, la informática de verdad. Sí, existen herramientas que se pueden usar para ayudar a crear el contenido de una web simple, como los generadores de sitios estáticos. Pero incluso esos tienden a generar páginas más complicadas de lo que un usuario normalito requiere y, por otro lado no son mucho más fáciles de usar que arremangarse a escribir el HTML y el CSS a mano. Por no hablar que el simple hecho de saber qué diantre es un generador de sitio estático suele indicar que ya sabes un poquito de informática.

La solución

Pues no creo que haya una solución rápida de momento, más que estudiar y aprender a crear y manejar una web por dentro. Esto no es una buena solución porque lo bueno sería algo que creara fácilmente una web sencilla. Lamentablemente, y de momento, esto de la web sencilla va a ser asunto de muy pocos. No obstante, te invito a unirte a nuestro grupo de soñadores. Por algún lado hay que empezar.

Para más contenido puedes ir al índice o hacer scroll.
¿Comentarios, opiniones, algo que decirme?
comentarios@migueldeluis.es

Mi sencilla web

En esta página trato de explorar qué es un sitio web pequeño y sencillo. Para ello voy a limitarme a una serie de reglas:

  • Casi todo el contenido estará en un solo documento.
  • Usaré el código de CSS mínimo necesario para asegurar la legibilidad y accessibilidad
  • Me acomodaré a las reglas y recomendaciones de HTML de la MDN
  • en tanto como sea capaz.
  • El código de la web será estático y no usaré una base de datos, porque es una complicación innecesaria para mis necesidades.
  • Usaré el mínimo código JS imprescindible. De momento no he usado ninguno, porque no me ha hecho falta.
  • Sólo añadiré imágenes cuando haya una buena razón para ello.

  • Para el diseño me he inspirado en el Proyecto Gemini
Para más contenido puedes ir al índice o hacer scroll.
¿Comentarios, opiniones, algo que decirme?
comentarios@migueldeluis.es

Necesitamos una Internet Sencilla

Nuestro sueño está obeso. Mira a donde quieras. ¿No te parece que las páginas web son demasiado gordas? Es como si vivieras en el país de los camiones. Puedes comprar el vehículo que quieras siempre que sea un camión. Imagínatelo, de verdad. Voy al trabajo en mi camión y va a tu casa a traerte la pizza un chico en camión que aparca ocupando la mitad de tu calle. Vale, pues esa es la situación de Internet.

Se nos prometió una super-autopista de la información. Y se nos dió, pero al mismo tiempo la llenaron de camiones. Es ineficiente y obliga a buscar soluciones creativas para evitar esas infeciencias. Actualización tras actualización, capa tras capa, la tecnología se hace cada vez más compleja e inaccesible. Ya no hay cerebrín que pueda, por sí solo mantenerse al día de todo lo que hay y pasa. Hay especialistas cada vez más especializados.

Para muchas cosas útiles esa complejidad es necesaria, tanto por razones legales como por las derivadas del propio contenido. Si quieres un sitio con juegos o vídeos en línea, implica obviamente una cierta complejidad ineludible. Sin embargo muchas veces se soprepasa por mucho esa complejidad necesaria, por descuido, costumbre, por no complicarse la vida, conformándose con las aplicaciones existentes o hasta para ocultar lo que hace la máquina lejos de la vista del usuario. Muchos recursos de la web son como las salchichas de antes: es mejor no preguntar cómo se hacen.

Se dirá, y hasta cierto punto es cierto, que el hardware moderno lo aguanta todo. Hasta que deja de ser moderno y hay que adquirir algo nuevo solo porque los contenidos a los que queremos acceder están tras una madeja de software cada vez más innecesariamente complejo hasta el absurdo.

Es por ello que intento que mi página web sea sencilla. No solo de aspecto final, sino también del código que tiene detrás. Ahora mismo solo hay HTML y un poquitín de CSS. Es suficiente para lo que no es más que una página personal.

Para más contenido puedes ir al índice o hacer scroll.
¿Comentarios, opiniones, algo que decirme?
comentarios@migueldeluis.es

El Mini-blog